¿Qué es eso de la curación de contenidos?

¿Qué es eso de la curación de contenidos?

Bien, ya hemos captado tu atención y ahora mismo tienes que estar pensando "Esto ya me lo sé yo". Es normal. No somos ni los primeros –ni los últimos- que vamos a hablar de la curación de contenidos. Y es normal, porque es uno de los pilares principales del Inbound Marketing. Por supuesto, es algo que toda web debe tener, no vamos a contarte ahora por qué el contenido es tan necesario para que tu web funcione de una forma estupenda a nivel de posicionamiento. Pero, además, no solo vale con tener contenido, sino que este debe ser original y, por supuesto, nunca perder el objetivo y la intención del artículo: rankear.

La idea de generar contenido es demostrarle a Google que somos activos y que intentamos darle al usuario algo que le sirva en su día a día. Sí, está bien vender por Internet, pero eso no es lo único que quiere el usuario, aunque tampoco es una novedad, porque ya os habréis dado cuenta de esas cosas en los resultados de vuestras analíticas, ¿no?

Por qué la curación de contenido es tan importante

Si hay algo que no solo aporta valor al usuario, sino que también lo hace a la marca, es el contenido. ¿Por qué? Porque es una forma de interactuar con el usuario. Ya, no es como las redes sociales, eso está claro, pero es una forma de darle valor a tu marca y darle valor a tu cliente de un solo plumazo. Hables con quien hables del mundo del marketing digital, te dirá que el desarrollo de contenidos es lo más importante y es lo que más tienes que tener en cuenta a la hora de poder mantener un status en el ranking de "los más vistos en Google".

El caso es que la curación de contenidos tiene un papel muy importante si realmente quieres que tu negocio sirva para algo más que para vender. Recuerda que las ventas no es lo único que te tiene que importar, sino que tienes que apostar por el usuario y el usuario… pues él apuesta por él por lo que siempre va a querer el centro de tu cuerpo, algo así como el ombligo de tu mundo, ya sabes. Por eso, la forma de quererlo, de mimarlo, de hacerle ver que te importa es a través del contenido. El problema es que, como buen ser humano, seguro que, en algún momento, se te reseca el cerebro y eso complica un poco el tema de crear contenido y más si no eres alguien que esté acostumbrado a redactar.

Sí, para mucha gente, su trabajo es su pasión pero eso no significa ser top en cualquier disciplina o, incluso, poder llegar a ser multidisciplinar. A veces, la intención no es lo único que cuenta y eso nos puede llevar a cometer errores básicos y a hacernos perder relatividad e importancia como marca. Por eso, la creación de contenido debe hacerse desde una perspectiva conjunta: entre objetividad –hablando más concretamente de profesionalidad- y la pasión. De ahí a que la curación de contenidos es algo que nos puede sacar de más de un apuro.

​La curación de contenidos, lo más básico que tienes que saber

Lo que tienes que tener en cuenta a la hora de redactar es que el contenido tiene que estar basado para el usuario. Sí, hay unas normas básicas y de estilo para que a Google le gusten tus contenidos, pero es importante que el contenido –por mucho que te descargues controladores de SEO- se centre y esté pensado para salvarle la vida a tu usuario. Por eso, te dejamos con algunas cuestiones que tienes que tener claras a la hora de redactar un artículo.

1. ​Piensa en qué te interesa saber a ti

​Muchas marcas se olvidan de que son personas y se centran demasiado en vender y tener beneficios. Esto no hace más que complicar las cosas. Por eso, a la hora de redactar un contenido, piensa en qué te gustaría saber a ti, sin importar que esté más de moda o no. Pensar como un usuario no solo te ayudará a poder encontrar contenido que será de calidad y veraz, sino que además te ayudará a saber qué tipo de información tienes que buscar, qué es lo que necesitas saber para redactar y, por supuesto, te ayudará a saber qué es lo que hace y/o ha hecho tu competencia. A veces, por creer que algo está de moda, no hacemos más que copiar a la competencia, quitándonos relevancia. A veces, más vale alejarse del contenido típico que hacerlo solo pensando en el posicionamiento.

2. El posicionamiento es tu apoyo, no tu base

Para que la curación de contenidos tenga éxito, no puedes dejarlo todo al simple hecho de qué palabras clave o long tails necesitas para ganar puestos en Google. Te lo decimos por experiencia propia porque nosotros también nos hemos visto desbordados por el tema del SEO. Sí, posicionar es importante, es necesario pero no a costa de cualquier cosa. Para poder posicionar, tenemos que saber qué estamos buscando, qué queremos ofrecer, qué queremos contar y sobre todo, saber cómo queremos hacerlo. Esto es básico para que la curación de contenidos y el SEO vayan cogidos de la mano. Lo uno sin lo otro no tiene ningún tipo de sentido

3. Infórmate

Muchas veces nos creemos poseedores de la verdad total y absoluta y muchas veces nos equivocamos. ¿Cómo podemos hacer mejor las cosas? Informándonos sobre lo que queremos redactar. Muchas veces nos obcecamos y buscamos información solo en una página y esto nos hace pecar un poco de arrogancia. En la curación de contenidos está la virtud del saber hacer: buscar información, contrastarla y relacionarla con nuestra filosofía y valores de empresa es lo que nos dará ese toque de calidad en nuestros contenidos. No, no es algo fácil, pero es algo necesario y que, si sabemos aplicar bien, nos asegurará el éxito.

La curación de contenidos es un proceso mucho más grande, pero te aseguramos que si empiezas trabajando estos tres pilares básicos conseguirás muchas más cosas de las que jamás hubieses imaginado. 

Mejora los textos en tu web eliminando estas “pala...
Singleton: Un paso más hacia un futuro robótico
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Guest
Martes, 25 Septiembre 2018
0
Shares